Me Presento

Un día aprendí a deshacerme de lo aprendido, a dejar de cargar con piedras ajenas para dejar de sentirme bien por hacerlo, creyéndome que era mejor persona por priorizar el dar, antes que recibir, entendiendo que no había equilibrio en ello si me olvidaba de mí.

Estuve años dormida esperando el reconocimiento exterior, aguantando situaciones que no me creaban bienestar, hasta que di el primer paso, solo es un paso y "que complicado paso" en el qué al darlo, empecé a ser yo, a caminar por la senda desconocida, a lanzarme al abismo sin paracaídas y dejar atrás los caminos marcados estipulados para mí, por la sociedad.

Esos caminos que me decían "Tienes que ser de una determinada forma, comportarme de otra y creer en tantas y tantas cosas"

Empecé a soltar y sigo soltando para crear cada día, la vida que quiero vivir con certeza.

Creo esta página, para Tí, para compartir las herramientas que a mí me han hecho crecer.

Crecer desde el sentir que mi mayor bienestar es iluminarme cada día descubriendo algo más de mí, e iluminarte con mis sendas recorridas, si así lo sientes, como los faros que iluminan la oscuridad para llegar a puerto, con el fin de ser cada día más LIBRES.

 

A los 14 años sentí que quería realizar mi camino en ayudar a los demás, vino a mi vida una formación de sanación a través de la posición de manos, aunque por circunstancias mis padres en ese momento no me dejaron realizarla.

A los 16 años quise ir a Sudamérica a un voluntariado y tampoco pude irme.

Pasaron los años y esa sensación la fui tapando realizándome en otros trabajos en los que solo conseguía economía sin poder desarrollarme en lo que en mi juventud sentía que quería realizarme, ayudar a las personas a crecer y crear más bienestar al mundo.

Por momentos más complicados de mi vida hace 13 años, en una gran crisis en la que mi vida se dio la vuelta, por decidir dejar atrás un matrimonio que no me hacía feliz, necesite entender lo que me pasaba, el "para qué" tenía un deterioro de salud y el "porqué" me encontraba mal, para poder seguir adelante.

Este camino tan complicado personal me llevó de nuevo a encontrarme con mi verdadera vocación.

Comencé a formarme en Inteligencia Emocional, guiando mi camino con diferentes Terapias Naturales, formándome en Maestría Reiki, Zen, Masaje Metamórfico, Kineural combinado con Programación Neurolingüistica, Mindfulness, Coaching, especializándome en Técnicas Holísticas, Canalización Energética y Diplomada en Bioneuroemoción®.

Todo comenzó por ayudarme a mi misma y resulto que estaba creando mi profesión.

A día de hoy llevo años realizando sesiones individuales y talleres. Sesiones en la que descubrirás partes de ti que aún no conoces, Siempre desde el amor, sin juicios y para alentar tu camino.

¿Te acompaño? ¡Hazte el regalo del bienestar!

Deseos Que sigamos encontrándonos a nosotros mismos día a día y así dar y recibir lo mejor de nuestro ser en esta vida, dar luz , junto con nuestras sombras con las diferentes perspectivas de lo que somos, un conjunto de mente, cuerpo, espíritu y emociones.

 

 


 *Enamorada de La Triqueta Celta, es un símbolo antiguo que se remonta a alrededor del año 500 a. C. denominada también como Trisquel, uno de los más importantes simbolos de esa cultura.

  La Triqueta Celta representa en su tres partes, a la dimensión divina de la energía Femenina (entendiendo que todos estamos compuestos por energía/polaridad femenina y masculina) Simboliza también el nacimiento, la muerte y la encarnación. La Triqueta celta es conocida como el "Nudo de la eternidad".

  Está formada por tres óvalos con los extremos en punta unidos por uno de sus extremos y rodeada por un círculo cerrado, aunque existen variantes. El círculo representa el ciclo de la vida o el universo mientras cada uno de los tres óvalos simboliza vida, muerte y encarnación. Toda Creación.

  Por otro lado, el simbolo OM sería la representación del chakra 7, la conexión con la divinidad superior, la trascendencia de la conciencia. Es un elemento asociado del espacio, ligado con nuestra parte fisica que conecta con el cerebro, la glandula pineal y la glándula pituitaria, las cuales reciben el poder energetico hacia el cuerpo.

Rodeadas ambas por la piramide simbolo ancestral, universalmente aceptada como parte de la geometría divina, tienen grandes alegorías hacia el sol, la energia masculina. La pirámide funciona como símbolo de poder y protección divino desde hace milenios, aunque también simboliza la ascensión del espiritu y el crecimiento personal.

Un Abrazo, Ana Alvi +34 687544313 espacioluz369@gmail.com @Copyright